“Diseño joyas desde hace veinticinco años.
Ha sido una larga travesía
en la que he aprendido a no perder
la curiosidad y el sentido del humor.”

Detrás de cada joya hay un equipo de personas
que hacen posible este proyecto.
El trabajo y la colaboración entre todos
es fundamental para que cada colección
se materialice y salga a la luz.
Diálogo, tesón y buen humor,
esas son las tres palabras que nos caracterizan.

Creamos nuestras joyas una a una, sin prisas, de forma artesanal, empleando el tiempo necesario, con la intención de hacer objetos que perduren en el tiempo y puedan transmitirse a través de generaciones.

El proceso de diseño de cada joya es un
diálogo entre lo imaginado y lo posible.
Un proceso en el que las ideas, los bocetos
y los prototipos se encuentran
con la rotundidad de los materiales.