Gargantilla de plata, ónix y madreperla

148,00

Gargantilla artesanal de plata de 925 milésimas matizada, nácar de 25 mm. y ónix de 35 mm. y 15 mm.

Disponibilidad: Hay existencias (puede reservarse)

El ​ónix​ es una variedad de ágata negra de origen volcánico que está compuesto de sílice y procede de yacimientos de México. Su nombre proviene del griego ​onyx ​que significa “uña” porque según la leyenda griega las piezas de ónix son las uñas de Venus cortadas por Cupido.​ En la antigua Grecia todas las coloraciones de la calcedonia eran llamadas ónix; no fue hasta época romana, cuando el nombre se limitó a los ejemplares más oscuros.

La ​madreperla ​está tallada a partir del nácar de la concha de un molusco que vive en los fondos rocosos de los mares tropicales. Su color oscila entre el rosado y una amplia gama de grises. ​El nácar suele ser iridiscente debido a su estructura laminar que refracta la luz.

Referencia del producto: c-1402-p

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad