Envíos gratuitos a la península.

Una burbuja es, en esencia, aire que queda atrapado dentro de un material.

En realidad no sabemos si “burbuja” es una palabra que señala al material que atrapa, al aire atrapado o al conjunto de todo.

Las burbujas pueden ser etéreas aunque en algunos casos son capaces de superar grandes retos.

En el fondo todos somos un poco burbujas. Ponemos nuestras intenciones a buen recaudo por si se las lleva un soplo de viento.

Las burbujas reivindican la levedad. Esto indica que carecen de peso suficiente para permanecer en el mismo sitio durante mucho tiempo.

Así que “estar en danza” parece ser su hábitat natural.

Hay muchas maneras de señalar el movimiento. Una de ellas es dibujar caminos concéntricos que vuelven una y otra vez al mismo sitio, lugar siempre ligeramente diferente.

La levedad puede ser muy contundente. Hay cosas leves revestidas de gran profundidad: un susurro, una delgada línea negra trazada sobre una superficie blanca, el paso del tiempo…

Plinio el Viejo, en su Historia Natural, cuenta que el vidrio fue descubierto a orillas del río Belus, en Fenicia. La arena de sus orillas era rica en sílice y de gran pureza por lo que fue utilizada durante toda la antigüedad para la producción de vidrio.

Más tarde el alquimista Goerg Bauer añadió más detalles a la narración. Según él, unos mercaderes que se dirigían hacia Egipto para vender nitro (un compuesto obtenido de esas arenas) se detuvieron para cenar. Como no había piedras para colocar sus ollas, decidieron utilizar algunos trozos del mineral. Calentaron sus alimentos, comieron y se dispusieron a dormir. A la mañana siguiente vieron asombrados que las piedras se habían fundido y habían reaccionado con la arena para producir un material duro y brillante, el vidrio.

Guía de tallas

A. medir el diámetro interior de un anillo

B. buscar la equivalencia entre los mm. y la talla