Inicio » Joyas » Collares » Collar Nei de plata, madera, ágata loca y concha

Collar Nei de plata, madera, ágata loca y concha

Collar Nei de plata de ley, madera, ágata loca y concha

203,00 

[display_stock_alert_form]

Collar artesanal de plata de ley, pieza circular de ágata loca de 45 mm., y bola de madera. Hilo de cuentas de concha. Largo del collar 80 mm. Cierre de plata de ley.

El ágata es un cuarzo microcristalino de la familia de las calcedonias que procede de Brasil. Es de naturaleza volcánica y debe su variedad de colores a las múltiples inclusiones que se depositaron durante su formación y posterior enfriamiento. Su nombre proviene del río Achates, en Sicilia, donde se encontró por primera vez.

El nombre de la madera de balsa procede de la madera del balso, árbol que crece en la selva subtropical de Colombia, Ecuador y Centroamérica. Es conocida por ser la madera más ligera, siendo incluso más liviana que el corcho.

La concha empleada en este collar es la parte interna del exoesqueleto que poseen ciertos moluscos.

SKU: c-1627-p-agata-madera-concha
¡Comparte este producto!

Cultura artesanal

El tiempo artesanal es un tiempo que nos saca de la urgencia de lo cotidiano. Un tiempo que obedece a los materiales con los que trabaja, escuchándolos y acompañándolos. Es por tanto un gesto alejado de lo rutinario, ese que las máquinas repiten una y otra vez. El tiempo artesanal en Belén Bajo es también el tiempo de unos materiales duraderos, metales, piedras a los que se les proponen unas formas atemporales, sencillas y con un cierto sabor geométrico.

Influencias estilísticas

Las joyas de Belén Bajo buscan la máxima simplicidad formal sin renunciar a un toque lúdico. En parte su universo formal proviene de la cultura racionalista y funcional centroeuropea, sus raíces mediterráneas y la pervivencia de las formas plásticas de la cultura de Al-Ándalus en las que una naturaleza geometrizada se presenta por medio de patrones infinitos.

Sobre Belén Bajo

Belén Bajo se formó en la escuela de Bellas Artes de Madrid. Allí, desde la experimentación formal, la acumulación de referencias y el trabajo manual fue desarrollando una manera de entender tanto la creación plástica, un universo de abstracciones cromáticas y matéricas, como el valor de la rotundidad de los objetos como portadores de significados simbólicos.